Etiquetas

, , , , ,

Yo no quería ir a Perú. No es exactamente que no quisiera ir, sino más bien que mi sueño apuntaba en otra dirección. El sueño de África. Sin embargo, Perú es mi primer destino aunque, como digo, no era mi preferencia principal. Sudamérica nunca me ha atraído especialmente. Posiblemente porque para un hispanohablante, para un español que comparte muchos rasgos de las distintas culturas latinoamericanas, este subcontinente no me parece a primera vista el más exótico de los que me quedan por conocer.

Pero volvamos al principio. Hay momentos en la vida en los que si te dejas llevar, si sigues el flujo de tu río que va a parar al mar, acabas haciendo lo que se supone que debes hacer, pero no lo que quieres hacer realmente. En mi caso, después de haber acabado un importante periodo en mi trabajo, y antes de decidir hacia donde quiero encaminar mi vida, he decidido parar con todo para darme un respiro viajero.

A principios de octubre andaba enfrascado buscando proyectos de voluntariado en África. Específicamente estaba interesado en proyectos de logística en ayuda humanitaria o en educación de niños en zonas rurales. La zona de África que siempre me ha atraído más comprende los países próximos al lago Victoria: Kenia, Tanzania, Uganda, Ruanda y Burundi. Estaba buscando este tipo de voluntariados, atascado en páginas que te piden más de $3000  (más el vuelo) por ir tres semanas a hacerte una foto rodeado de niños de piel tiznada, cuando apareció en mi navegador una oferta de un proyecto en los Andes peruanos. El proyecto consistía en un orfanato en una zona rural, dedicado a la atención de niños sin padres y niños de familias muy problemáticas.

Un día tardé en decidirme, dos días en confirmarlo con los responsables del orfanato y tres días en comprar mi vuelo. No sé si fue el marketing de la página web, las fotos de los niños, los relatos de algunos ex-voluntarios o si simplemente siempre quise ir a Perú y todavía no lo sabía. El caso, es que en 13 días tenía mi vuelo Madrid-Cuzco vía Lima. Sin darme cuenta estaba a punto de empezar a dar mi vuelta por ahí.

Anuncios